Subir
  >  Tips   >  Inspírate   >  Los Gigantes de Cantabria
Secuoyas Cantabria - Postales para Mamá

Cuando uno de tus sueños viajeros es pasear entre secuoyas, cumplirlo parece bastante complicado. Por suerte, Cantabria es infinita, y no hace falta cruzar medio mundo para disfrutar de estos auténticos gigantes de la naturaleza.

¿Sorprendid@?

Pues si acabas de descubrir que las tienes a pocas horas de casa y quieres conocer la curiosa historia del Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón, en Cabezón de la Sal, sigue leyendo.

LAS SECUOYAS

Este Espacio Natural Protegido de casi dos hectáreas y media está poblado por 848 ejemplares de Sequoia sempervirens, también conocida como secuoya costera o secuoya roja.

Pertenecen a la familia botánica de las cupresáceas (cipreses, tuyas…) que se caracterizan por ser árboles robustos muy apreciados por su madera y, junto con la secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum) y la metasecuoya (Metasequoia glyptostroboides), forman la subfamilia Sequoioideae.

La secuoya costera es un árbol de hoja perenne que puede alcanzar gran altura (el ejemplar más alto del mundo supera los 115 metros de altura sin incluir las raíces). El tronco es recto, de un bonito color rojizo, y el grosor de su corteza (hasta 30 cm) las hace muy resistentes al ataque de insectos y al fuego.

Cantabria Secuoyas 2 - Postales para Mamá
Cantabria Secuoyas 1 - Postales para Mamá

Hoy en día, los grandes bosques de secuoyas se localizan en las montañas costeras de Oregón y California (EEUU), donde el clima es templado y húmedo, pero en la época de los dinosaurios se extendían por todo el hemisferio norte.

Las secuoyas del Monte Cabezón componen el bosque más extenso de esta especie que podemos encontrar en Europa. Su altura alcanza los 50 metros y el perímetro de sus troncos ronda los 2 metros, formando una masa vegetal tan densa que apenas crece nada bajo su sombra.

Y aunque todavía no han alcanzado las dimensiones de las que se pueden ver en la costa oeste de Estados Unidos, es un rincón mágico que deberías conocer si pasas por Cantabria.

CAMINANDO ENTRE GIGANTES

Las secuoyas son árboles muy longevos y pueden llegar a vivir hasta 3.000 años. Pero las del Monte Cabezón, en Cantabria, todavía no han cumplido su primer siglo.

La razón de que estén aquí es que no crecieron espontáneamente, sino que fueron plantadas a principios de la década de 1940 con la intención de asegurar el suministro de madera para la industria de la zona.

Sin embargo, cuando las secuoyas alcanzaron el tamaño adecuado para ser taladas, ya no eran necesarias, y sobrevivieron a su fatal destino siendo Monumento Natural desde 2003.

Cantabria Secuoyas 2 - Postales para Mamá

Actualmente las puedes visitar a tu aire (hay recorridos de distinta longitud señalizados) y maravillarte con la altura que alcanzan sus ramas. Además, los caminos continúan y podrás ver eucaliptos y otra vegetación más típica de la zona, como los helechos.

Al principio hay un tramo con pasarelas que hacen que las secuoyas sean accesibles para carritos de bebé o personas en silla de ruedas, pero más adelante encontrarás escaleras y senderos de tierra con cierto desnivel.

Por cierto, el parking también es gratuito; El más pequeño está justo en la entrada y un camino de 50 metros paralelo a la carretera lo une con el que tiene mayor capacidad.

Así que deja de pensar que tienes que ir a otro continente para asombrarte con estos maravillosos árboles, y no esperes más para pasear entre los gigantes de Cantabria.

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad