Subir

Toledo en un día

Siempre es buen momento para visitar Toledo, aunque sólo tengas un día para hacerlo. En esta una ciudad donde se respira Historia con mayúscula y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986.

A sus pies, el mismo Tajo que contemplaron Juana la Loca o Garcilaso de la Vega y que inspiró a grandes artistas como Cervantes o el Greco, parece abrazarla ajeno a la admiración que despierta al cruzar bajo el imponente puente de Alcántara.

Para entender Toledo en un día hay que ir desde la catedral hasta el barrio de la Judería, admirar el trabajo de los espaderos y orfebres, escuchar antiguas leyendas, entrar en algún museo, probar los mazapanes, caminar junto al Tajo o simplemente dejarse llevar.

Pero si sólo tienes unas horas para disfrutar de la “Ciudad Imperial”, abre bien los ojos y los oídos, porque esta antigua capital del reino guarda muchos secretos que merece la pena descubrir.

LA LLEGADA

  • EN TREN:

La estación de tren de Toledo está en el Paseo de la Rosa, a una media hora a pie del centro. Con niñ@s pequeños es mucha distancia y hay que reservar las ganas de andar para ver la ciudad, así que una alternativa es coger un autobús de línea en el mismo paseo.

Justo delante del edificio, muy bonito con su estilo neomudéjar, paran los autobuses turísticos de City Sightseeing, que puede resultar una forma divertida de ver la ciudad para l@s peques, ya que puedes subir y bajar las veces que quieres en las paradas habilitadas para ello.

  • POR CARRETERA:

Hay varias zonas de parking de pago repartidas por el centro, pero si la idea de conducir por calles estrechas y empinadas no te atrae, puedes llegar en autobús hasta la estación de la Avenida Castilla-La-Mancha o aparcar tu vehículo justo enfrente, donde está el parking gratuito Safont.

Nosotros dejamos el coche cerca de la Plaza de Toros y recorrimos el Paseo de Merchán hasta el final, donde hay una oficina de turismo y la Puerta de Bisagra, un buen sitio para comenzar el recorrido por la ciudad.

Si no quieres gastar energía antes de tiempo, una opción más cómoda para llegar a la parte alta de Toledo y evitarte unas buenas cuestas es usar las escaleras mecánicas de Safont o del Paseo de Recaredo, que fueron las primeras en inaugurarse allá por el año 2000.

PUERTA DE BISAGRA

De origen musulmán, esta monumental entrada situada en la cara norte de la muralla, fue reconstruida bajo el reinado de Carlos V y Felipe II.

Considerada Bien de Interés Cultural, hay que verla por dentro y por fuera, y es el punto de partida perfecto para comenzar el recorrido por el casco histórico de Toledo.

Toledo Bisagra - Postales para Mamá

PLAZA ZOCODOVER

Ha tenido distintos nombres a lo largo de los años y es el centro neurálgico de Toledo desde la Edad Media. Siempre concurrida por oriundos y turistas, de aquí parten las calles de Sillería y Comercio para llevarte hacia el corazón de la ciudad, y entre los edificios que le dan su forma triangular destaca el Arco de la Sangre.

Aunque solo estés un día en Toledo, es muy probable que pases por la plaza Zocodover varias veces.

PUENTE DE ALCÁNTARA

De origen romano, por aquí pasaba la calzada que unía las ciudades de Augusta Emérita (Mérida) y Caesaraugusta (Zaragoza), que siguió usándose bajo el domino musulmán. Desde el comienzo de la Edad Media hasta bien entrado el siglo XX, en él se cobraba impuesto de portazgo.
Frente al puente, declarado Bien de Interés Cultural, está la Puerta de Alcántara, que fue construida en el siglo X, y en la otra orilla el Castillo de San Servando.

Toledo Alcántara - Postales para Mamá

CATEDRAL PRIMADA

Dónde: Calle Cardenal Cisneros

Es quizás el monumento más representativo de Toledo y una de las catedrales góticas más importantes de España, su interior sorprende tanto a niños como a mayores y su sacristía alberga obras de grandes pintores como Rubens, Goya, Zurbarán o el Greco.

Desde la calle Chapinería, que arranca en la Plaza Cuatro Calles, puedes acceder a una zona acotada para el culto, aunque merece la pena pagar la entrada para verla y subir a su Torre de las Campanas.

Frente a la puerta trasera de la catedral, está la empinada calle del Locum, nombre que hace referencia al lugar donde iban al baño los sacerdotes.

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Es la más monumental de todas las plazas de Toledo y en poco espacio congrega cuatro importantes edificios: el ayuntamiento, el palacio de justicia, el palacio arzobispal y la Catedral Primada.

ALCÁZAR

Dónde: Calle de la Paz

Situado en el punto más alto de la ciudad, la silueta de sus torres recortándose en el cielo toledano es inconfundible. Aquí puedes visitar el Museo del Ejército (entrada por calle Unión), que se distribuye en dos edificios comunicados entre sí. El primero es el Alcázar, donde está la exposición permanente, mientras que las exposiciones temporales se ubican en el nuevo edificio.

La entrada es gratuita para menores de 18 años y también los domingos. Cierra los lunes y puedes consultar los horarios y precios aquí.

Toledo Alcázar - Postales para Mamá

IGLESIA DE SANTO TOMÉ

Dónde: Plaza del Conde

Esta iglesia de estilo mudéjar toledano alberga una de las joyas de Toledo: “El entierro del conde de Orgaz”, el cuadro más famoso de Doménikos Theotokópoulos, más conocido como El Greco.

Puedes consultar los horarios y precios aquí, porque merece la pena entrar a verlo.

A escasos metros está el Museo de El Greco, y justo detrás los Jardines del Tránsito, desde donde podrás asomarte sobre el Tajo.

JUDERÍA

Dónde: Zona suroeste del casco antiguo.

En Toledo convivieron judíos, musulmanes y cristianos, aunque no siempre de forma tan armoniosa y pacífica como sugiere el sobrenombre de “Ciudad de las Tres Culturas”.

Las calles de la judería, los monumentos más importantes y sus límites, están señalizados con más de 500 azulejos en blanco y azul donde pueden verse tres símbolos: La palabra “vida” en hebreo, el símbolo de la Red de Juderías de España y la Menorá, que es el candelabro de siete brazos.

Aunque los judíos fueron expulsados de España en 1492, en Toledo todavía se conservan dos importantes sinagogas: la sinagoga del Tránsito, que alberga el museo Sefardí, y la de Santa María la Blanca, que data del siglo XIII y es una de las más antiguas de Europa.

PUENTE DE SAN MARTÍN

Dónde: Bajada de San Martín

Construido en el siglo XIII en la parte oeste de la ciudad, formaba parte del sistema defensivo de Toledo y se utilizó como portazgo para el paso de ganado trashumante.

Está considerado Bien de Interés Cultural y es peatonal desde 1976, pero si quieres verlo desde otra perspectiva, anímate a cruzar el Tajo en tirolina a escasos metros del puente.

Estos son sólo algunos de los muchos lugares imprescindibles que puedes visitar en esta ciudad, pero no te sorprendas si cruzas la muralla y tus pasos eligen su propio camino, porque hay tanto por ver, que perderse en Toledo también es parte de su encanto.

Toledo San Martín - Postales para Mamá

Veinte años separan este viaje de mi primera vez en Toledo. Y aunque ese tiempo pueda significar muy poco en la historia de una ciudad milenaria, me costó conciliar la realidad que encontré con el recuerdo que guardaba de aquella otra visita otoñal.

Quizás fue porque las calles que yo recorrí no estaban abarrotadas de turistas o simplemente porque entonces era más fácil contemplar un cuadro en silencio… Lo único que no ha cambiado es la sensación de que quiero volver algún día.

CONSEJOS ÚTILES:

-Toledo es una ciudad medieval con calles empinadas y adoquinadas, así que lleva calzado cómodo.

Para l@s niñ@s, una buena alternativa a los museos convencionales es la muestra de Catapultas y Máquinas de Asedio, en el edificio de la Santa Hermandad Vieja de Toledo (calle Hermandad, 6). Allí podrán ver (que no tocar) maquetas utilizadas entre los siglos V a.C. y XV d.C. y algunas de ellas están hechas a escala real. La entrada es gratuita para menores de 7 años y existe un bono combinado para ver otras exposiciones.

-Acércate al río Tajo y recorre parte de la Senda Ecológica que rodea el centro histórico.

-Para disfrutar de unas vistas fantásticas de la ciudad, acércate al mirador que hay junto a la Ermita del Valle. Nosotros fuimos en el bus turístico y mereció la pena.

Un libro: Para sentirte en Toledo sin salir de casa y descubrir alguna de sus leyendas, «Lo que encontré bajo el sofá«, de Eloy Moreno, será tu mejor guía turística. Y si tienes planeado visitar la ciudad, existe la posibilidad de hacer una ruta basada en la novela.

0

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad