Subir

Poblado Cántabro de Argüeso

Un viaje en el tiempo hasta la Edad de Hierro.

El poblado cántabro de Argüeso (Cantabria) nació como un proyecto de arqueología experimental sobre la vida diaria en el último periodo de la Prehistoria, y se ha convertido en un museo al aire libre que te hace retroceder más de dos mil años en el tiempo.

Está situado en un emplazamiento natural muy similar al que habría elegido cualquier tribu local de la Edad de Hierro. De hecho, en varios cerros que rodean la localidad de Argüeso se han encontrado restos de castros (poblados amurallados) de esa época que han proporcionado interesante información sobre las gentes que los habitaron y sus costumbres.

Cómo llegar

Poco más de una hora siguiendo la A-67 separa la pequeña localidad de Argüeso, que pertenece al municipio de la Hermandad de Campoo de Suso, de la ciudad de Santander.

El camino hasta el poblado está indicado con unos postes de madera con una casita tallada, y puedes llegar con el coche hasta una zona de párking cercana. Éso sí, los últimos trescientos metros hay que recorrerlos a pie.

Horarios y Precios

El poblado cántabro de Argüeso abre de lunes a domingo durante los meses de verano, pero los días y las horas de visita se reducen a partir de octubre.

La entrada es gratuita para menores de 6 años y en julio y agosto existe la posibilidad de combinar la visita guiada con la participación en un taller didáctico (en este caso l@s peques también pagan).

Puedes consultar toda la información sobre horarios y tarifas aquí.

La visita

El poblado cántabro de Argüeso consiste en un recinto amurallado en cuyo interior podemos encontrar varias cabañas hechas a tamaño real donde se recrean fielmente las condiciones de vida de hace más de 2000 años. Y todo gracias al un minucioso trabajo de investigación arqueológica llevado al terreno desde los años 90 por un equipo multidisciplinar.

Cada construcción se corresponde con una época diferente entre los siglos VIII y I a.C., pero lo más interesante es que todo está hecho con las mismas técnicas y materiales que se usaban durante la Edad de Hierro, incluso las cubiertas vegetales de las casas.

Al llegar, te dirán dónde unirte a la visita guiada que haya en ese momento. La pasión de l@s guías es contagiosa y trasmiten muy bien cómo era el carácter y el modo de vida de los antiguos cántabros, así que el tiempo pasa volando.

Al finalizar el recorrido, puedes pasear libremente por todo el espacio, disfrutar del paisaje y hacer las fotos que quieras.

Poblado Argüeso Casa - Postales para Mamá

Fuera y dentro de las cabañas, hay numerosos objetos de uso cotidiano, como telares, vasijas de cerámica, armas o herramientas de trabajo cuyo diseño fue tan práctico que siguen usándose hoy en día.

También verás fíbulas (broches de metal), torques (collares rígidos) e incluso una diadema que son fieles reproducciones de las que hay en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, en Santander.

En el año 50 a.C. toda la Península Ibérica, excepto los cántabros y los astures, habían sido sometidos por Roma o se habían adherido voluntariamente al imperio.

Tras las Guerras Astur-Cántabras (entre los años 29 a.C. y 19 a.C), Roma terminó por conquistar estas tierras, pero no le resultó nada fácil, y la fama de fieros guerreros de los cántabros quedó reflejada en las crónicas de sus historiadores.

Poblado Argüeso 2 - Postales para Mamá

Medidas Anti Covid-19

En julio de 2020 nos gustó comprobar que las medidas de protección frente al coronavirus también habían llegado a este poblado de la Edad de Hierro.

De hecho, nada más cruzar el portón, había una mesita con un dispensador de gel hidroalchólico y otro en la cabaña donde está instalada la tienda de regalos, que te animan a utilizar tras hacer cualquier compra.

Tanto los visitantes como el personal llevábamos mascarilla (su uso en Cantabria es obligatorio), los objetos expuestos sólo los tocaron los guías y las explicaciones en el interior de las construcciones se limitan a grupos muy reducidos, siempre manteniendo las distancias entre personas que no viajan juntas.

No puedo opinar sobre los talleres de arqueología experimental porque llegamos al final de la tarde, pero la sensación de seguridad fue total.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

-Puedes dejar el coche antes del paso canadiense y caminar durante un kilómetro. Otra opción es cruzar la barrera (si no te indican lo contrario, déjala siempre como te la encuentres) y seguir hasta una zona de parking habilitada a 300 metros del poblado, que es lo más recomendable si vas con niñ@s pequeñ@s.

-Lleva calzado cómodo, preferiblemente cerrado, ya que el tramo final es un camino de tierra algo empinado.

-En el monte, las vacas siempre tiene prioridad. Si te cruzas con alguna, habla en voz baja para evitar que se asusten, mantén las distancias (sobre todo si hay crías o toros) y espera tranquilamente a que pasen.

-La temperatura puede descender bastante al atardecer, y esto ocurre incluso en los meses de verano. Si vas a última hora, lleva algo de abrigo.

-En temporada de nevadas se recomienda llamar con antelación.

-Consulta toda la información sobre el poblado cántabro de Argüeso aquí.

0

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad