Subir

La Oruña, un poblado con vistas al Moncayo

El yacimiento celtíbero de La Oruña está en el término municipal de Vera de Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo. La mejor manera de situarlo es mencionar el precioso Monasterio cisterciense de Veruela, donde comienza el paseo hasta el poblado.

Puede que no hayas oído hablar de este poblado, pero si buscas un paseo tranquilo en un marco natural incomparable para completar tu excursión por el Moncayo, no dudes en acercarte a La Oruña.

Cómo llegar

Atraviesa Vera de Moncayo siguiendo la carretera Z-373 hasta el Monasterio de Veruela y gira a la derecha en el restaurante, justo donde está la Cruz Negra (s.XVI). Allí mismo hay un panel informativo con un pequeño mapa en el que se ve la localización del poblado, que no tiene pérdida.

Primero debes recorrer los 200 metros del camino asfaltado de la alameda y, cuando se bifurca, seguir las indicaciones en dirección a Trasmoz (PR-2).

Situación Poblado - Postales para Mamá

Desde este punto no tardarás mucho en llegar a la zona de parking del yacimiento, que está señalizada. Sólo 3 minutos en coche y unos 10 minutos de camino fácil si decides ir andando desde la Cruz Negra.

Detente un minuto a contemplar la Cruz Negra e imagina a Gustavo Adolfo Bécquer sentado en esos escalones. Porque aquí era donde, libro en mano, esperaba la llegada del correo con los periódicos de Madrid mientras estuvo alojado en la hospedería de Veruela.

Esta ruta que pasa junto a La Oruña es uno de los doce «Caminos del Alma» que recuerdan la estancia de los hermanos Bécquer en estas tierras. En concreto es el Camino 4, muy recomendable para recorrerlo con niñ@s a pie o en bici.

LA ORUÑA

El poblado de La Oruña estuvo habitado durante la segunda Edad de Hierro. Concretamente desde el año IV a.C hasta que fue abandonado a principios del I a.C.

La importancia de este enclave es tal que muchos estudiosos creen que se trata de la antigua Turiazu celtibérica. No hay que confundirla con la Turiaso romana que, según los hallazgos arqueológicos habría estado localizada en Tarazona.

Desde el parking, un caminito de tierra delimitado por vallas de madera conduce hasta lo alto del solitario cerro donde está el yacimiento. A izquierda y derecha, los almendros en flor anuncian la primavera y el muérdago que cuelga de algunas ramas nos recuerda que el Moncayo es tierra de leyendas.

Parking LaOruña - Postales para Mamá
Cerro Poblado Oruña - Postales para Mamá

La situación estratégica del emplazamiento es evidente, ya que desde allí se domina buena parte del Somontano del Moncayo. Esta ubicación era muy ventajosa para la defensa y además estaba rodeado por una gruesa muralla de mampostería que lo protegía de posibles invasores.

La principal actividad «industrial» de los celtíberos de La Oruña era la metalurgia y la producción de acero para hacer armas. Las excavaciones también sacaron a la luz piezas de uso diario y un horno para hacer cerámica, que es el segundo más grande conocido de esa época.

Lo que mejor se distingue cuando llegas a la cima de la colina son las calles y la posición en  hileras que formaban las casas. Estas viviendas eran pequeños adosados rectangulares con un zócalo de piedra y paredes de adobe que llegaban al tejado, que se hacía con material vegetal.

La Oruña poblado Moncayo - Postales para Mamá
Poblado Oruña - Postales para Mamá

Lo que mejor se distingue cuando llegas a la cima de la colina son las calles y la posición en  hileras que formaban las casas. Estas viviendas eran pequeños adosados rectangulares con un zócalo de piedra y paredes de adobe que llegaban al tejado, hecho con material vegetal.

Aprovecha la ocasión para enseñar a tus hij@s a respetar las estructuras y, sobre todo, evita que muevan piedras o se suban a ellas. Comparte con ell@s los datos que incluyen los paneles informativos (hay uno al principio del camino vallado y otro junto a las casas) y ayúdales a imaginar cómo eran las cosas antes de los romanos.

Trasmoz - Postales para Mamá
Camino La Oruña - Postales para Mamá

Si el valor histórico de este yacimiento no es suficiente para convencerte de que lo visites, sólo puedo añadir que el paisaje te encantará.

Porque probablemente será distinto al que veían aquellas gentes que vivían de la tierra y del hierro del Moncayo, pero tener Trasmoz, Vera de Moncayo y el Monasterio de Veruela a tus pies no es algo que pase todos los días.

CONSEJOS PARA FAMILIAS:

-En la explanada que hace las veces de aparcamiento hay una mesa y un banco de piedra con vistas al Moncayo.

-El caminito que conduce a lo alto del cerro es de tierra, y aunque puede estar cubierto de hierba, se recorre con facilidad. Sin embargo, la parte alta del cerro es bastante pedregosa y no resulta cómoda para circular con carrito de bebé o silla de ruedas.

Vigila a l@s peques cuando estés en la parte alta del yacimiento, ya que no está vallado.

-El yacimiento está muy expuesto al sol, así que usa protección y lleva agua, especialmente en los meses de más calor.

MUY CERCA

Si no has estado todavía, visita el Monasterio de Veruela, que fue el primero fundado por la orden del Císter en Aragón. La visita guiada es muy recomendable, ya que conocerás muchos datos curiosos sobre el edificio y su historia, pero quizás resulte algo larga para l@s peques de la familia.

Después puedes seguir hasta Añón de Moncayo o volver a Vera de Moncayo, donde encontrarás rincones con encanto que te llevarán hasta las ruinas de su castillo. Además, en Vera de Moncayo está el Centro de Interpretación del Poblado Celtíbero, que seguro que es el complemento perfecto para el yacimiento de La Oruña si lo encuentras abierto.

Encontrarás más información sobre el yacimiento de La Oruña aquí.

1

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad