Subir
  >  Tips   >  Inspírate   >  5 Pueblos del Moncayo para desconectar
Pueblos del Moncayo Parte I - Postales para Mamá

La sierra del Moncayo es una frontera natural entre las provincias de Soria y Zaragoza. Sus paisajes, sus leyendas y sus gentes lo convierten en un destino que merece la pena conocer desde cualquiera de sus caras.

En esta ocasión nos quedamos en la comarca de Tarazona y el Moncayo para conocer cinco pueblos que comparten apellido: Santa Cruz de Moncayo, Vera de Moncayo, San Martín de la Virgen del Moncayo, Alcalá de Moncayo y Añón de Moncayo

Todos te transportarán a otras épocas y te invitarán a descubrir la naturaleza del Parque Natural del Moncayo, así que déjate llevar por la carretera y disfruta del viaje.

SANTA CRUZ DE MONCAYO

A 90km de Zaragoza encontramos Santa Cruz de Moncayo. Está a solo 4 kilómetros de Tarazona, la Turiaso romana, por lo que no es de extrañar que se hayan encontrado restos de un asentamiento de esa época en la localidad.

Paseando por el pueblo puedes ver el antiguo lavadero, la iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz (s.XVIII) y los restos de una fortaleza del siglo XIV. Apenas quedan unas hileras de piedras sillares, pero desde allí se disfruta de unas vistas privilegiadas del casco urbano y sus alrededores. Además está comunicado con las localidades vecinas por unos senderos que ya se utilizaban en la Edad Media.

La alfarería fue una de las actividades principales en Santa Cruz de Moncayo, que llegó a tener siete hornos. Sin embargo, la producción de cerámica y de ladrillos artesanos cesó y actualmente se recuerda el oficio gracias a un museo.

– El Museo de Alfarería ocupa el edificio de las antiguas escuelas, en la calle Alta.

Más información sobre Santa Cruz de Moncayo.

VERA DE MONCAYO

La historia de Vera de Moncayo se remonta a la Edad del Hierro y en sus proximidades se pueden encontrar yacimientos arqueológicos. Uno de ellos es el poblado celtíbero de La Oruña, desde donde hay unas vistas únicas de Vera y de Trasmoz con el Moncayo como telón de fondo.

En la localidad destacan las ruinas de su castillo (s.XIV) y la iglesia de la Natividad (s.XVI) con su torre de estilo mudéjar-renacentista. Además, también puedes visitar el Centro de Interpretación del Poblado Celtíbero.

Añón de Moncayo - Postales para Mamá

– No te puedes perder uno de los monumentos más emblemáticos de Aragón: El cercano Monasterio cisterciense de Veruela (s. XII), donde Bécquer escribió «Cartas desde mi celda«.

Más información sobre Vera de Moncayo.

ALCALÁ DE MONCAYO

Alcalá de Moncayo está situado en lo alto de un cerro a medio camino entre el Monasterio de Veruela y Añón de Moncayo.

Sus calles estrechas y empinadas llevan hasta la iglesia de la Asunción (s.XVI), que fue edificada en el lugar que ocupaba el castillo medieval, del que apenas se distinguen sus restos.

En la ladera que mira al río Huecha pueden verse partes de la antigua muralla y de un torreón con una ventana de estilo mozárabe, pero el principal atractivo de este pueblo son las vistas.

Alcalá de Moncayo - Postales para Mamá

– Recuerda que no todas las setas son comestibles y algunas pueden ser tóxicas. Si no las conoces bien, déjalas en el monte.

Más información sobre Alcalá de Moncayo.

SAN MARTÍN DE LA VIRGEN DEL MONCAYO

Situado en la ladera del Moncayo y a 813 metros sobre el nivel del mar, San Martín es un buen punto de partida para muchas excursiones por la naturaleza.

Su monumento más destacado es la iglesia de San Martín de Tours, construida en el siglo XX, y su privilegiada situación lo convierte en un destino obligado para los amantes de la micología.

San Martín atrae a muchos aficionados, sobre todo en primavera y en otoño. Por eso su Centro Micológico es el lugar perfecto para iniciarse o profundizar en el mundo de las setas y aprender a reconocer los diferentes hongos del Moncayo.

– Recuerda que no todas las setas son comestibles y algunas pueden ser tóxicas. Si no las conoces bien, déjalas en el monte.

Más información sobre San Martín de la Virgen del Moncayo.

AÑÓN DE MONCAYO

A 19 kilómetros de Tarazona encontramos Añón de Moncayo. Su situación fronteriza entre Aragón y Castilla hizo que perteneciera a uno y otro reino alternativamente, hasta quedar del lado aragonés.

Su castillo (s.XII) sobrevivió a las batallas medievales y hoy en día está ocupado por viviendas particulares e incluso un hotel. Muy cerca puedes ver la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en cuya plaza hay un busto de Bécquer y, unas calles más abajo, visitar un interesante Centro de Interpretación.

Añón de Moncayo - Postales para Mamá

– Si quieres sentirte como un rey o una reina, puedes alojarte en el Castillo de Añón, un hotel con aire medieval y todas las comodidades de nuestro tiempo.

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad