Subir

El Choco Story de Bruselas

UN MUSEO PARA SABOREAR LA HISTORIA DEL CHOCOLATE

Bélgica es un destino casi obligado para los amantes del chocolate y el Choco Story de Bruselas no puede faltar en tu agenda.

Conocido hasta 2014 como el Museo del Cacao y el Chocolate, fue fundado en 1998 por una de las grandes familias de chocolateros belgas, y ocupa un edificio del siglo XVII en pleno centro.

Aunque en Bruselas hay varios museos dedicados a este tentador alimento, sólo el Choco Story comparte calle con dos iconos de la ciudad: Tintín y el Manneken Pis.

EL CACAO

El cacao es el fruto del cacaotero o árbol del cacao (Theobroma cacao), que es una planta originaria de la cuenca del Amazonas. Allí crece de forma silvestre, pues necesita buena humedad y temperaturas altas durante todo el año, que son típicas del clima tropical y subtropical.

El cacaotero es un árbol de hoja perenne y su fruto, que tiene forma oval, se llama mazorca. Cada vaina contiene entre 30 y 60 semillas y de ellas se obtiene el cacao tras varios procesos que incluyen su fermentación y secado.

Pero mucho antes de las grandes plantaciones y de que los españoles probaran «el alimento de los dioses», aztecas y mayas ya lo bebían e incluso utilizaban sus granos como moneda.

Museo Chocolate - Postales para Mamá
Cacao Museo - Postales para Mamá

Sin embargo, la historia del chocolate no habría sido la misma sin los monjes del Monasterio de Piedra, en Nuévalos (Zaragoza), donde fue cocinado por primera vez en Europa. Todo sucedió en 1534, cuando Fray Jerónimo de Aguilar, que había acompañado a Hernán Cortés a México, les envió un cargamento de cacao.

En este monasterio cisterciense lo mezclaron con azúcar, canela y vainilla para quitarle su amargor natural. Muy pronto, el chocolate a la taza se convirtió en un alimento habitual en su refectorio, y hoy en día, la visita al monasterio incluye una exposición sobre este alimento.

España tuvo el monopolio del comercio del cacao durante décadas, pero pronto llegó a los cocineros europeos que idearon nuevas formas de tomarlo. Sin embargo, no se fabricó chocolate sólido hasta el siglo XIX, cuando un holandés intentó prensarlo.

Hoy en día, chefs de todo el mundo incluyen el chocolate en deliciosas recetas dulces y saladas, y las posibilidades son casi infinitas.

EL MUSEO

Dónde: Rue de L'Etuve, 41.

El Choco Story de Bruselas es un museo muy entretenido y totalmente interactivo. Sala tras sala, se recrea el viaje que hacía el cacao desde las plantaciones hasta las fábricas chocolateras belgas, incluyendo la larga travesía en barco

Además, puedes ver objetos relacionados con el mundo del chocolate: Molinillos de batir, moldes, tazas, máquinas antiguas… Y las explicaciones de la audioguía se complementan con vitrinas olfativas, vídeos, pantallas táctiles, juegos ¡y hasta disfraces!

Poco antes de finalizar la visita, llegarás a un mostrador donde un maestro chocolatero elabora pralinés en vivo y en directo. En Bélgica, un «praliné» es un bombón de chocolate relleno, y la explicación de su elaboración es fácil de seguir aunque no sepas idiomas

Cuando termina la demostración, llega el momento de comérselos. Eso sí, una vez que los has probado, es imposible marcharse del Choco Story sin comprar nada en su tienda.

Molinillos Chocolate - Postales para Mamá
Demo Chocolate - Postales para Mamá

– Información sobre Alérgenos: Algunos pralinés pueden contener frutos secos.

– Si tienes intolerancia a la lactosa, decántate por chocolates sin leche con un alto porcentaje de cacao.

Hay que tener en cuenta que cacao y chocolate no es exactamente lo mismo y tampoco tienen el mismo valor nutritivo. El cacao puro que se obtiene de las mazorcas del cacaotero es el principal componente del chocolate.

Sin embargo, al chocolate también se le añaden otros ingredientes más calóricos (manteca de cacao, azúcar, leche…) que ayudan a darle su irresistible sabor. Así que, para elegir el más sano, busca uno con 70% o más de cacao, ya que contiene menos grasas y azúcares.

El Choco Story de Bruselas es un museo diferente porque la experiencia te permite conocer la historia del cacao y del chocolate con los cinco sentidos. Una visita divertida para toda la familia que te dejará muy buen sabor de boca.

Máquinas Choco - Postales para Mamá
Aromas Chocolate - Postales para Mamá

– La entrada está incluida en la Brussels Card y es gratuita para menores de 6 años.

– La audioguía y la demostración con degustación están incluidas en el precio de la entrada.

Toda la información sobre horarios y tarifas aquí.

0

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad