Subir
  >  Postales   >  Bruselas en Navidad
Postales de Bruselas en Navidad - Postales para Mamá

Bruselas vive la Navidad al máximo y fue el destino que elegimos para darle la bienvenida a este 2020 tan atípico (por no decir otra cosa).

De día, la decoración pasa casi desapercibida, pero, cuando cae la noche, la capital belga se transforma. Es entonces cuando no puedes evitar contagiarte de su espíritu navideño.

Y aunque este año muchas cosas son diferentes, espero que estas postales de nuestro viaje te hagan disfrutar de Bruselas en Navidad. Sólo tienes que hacer clic y darles la vuelta.

La Grand Place o Grote Markt (Plaza del Mercado) es el corazón de Bruselas y está considerada una de las plazas más bonitas del mundo. De hecho, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.

Desde finales de noviembre, sus edificios comparten protagonismo con un gran árbol decorado y un portal de Belén con figuras a tamaño real.

Este año, el acceso está limitado y se ha suspendido el tradicional espectáculo de luz y sonido… Pero es uno de los lugares más mágicos de Bruselas en Navidad.

En la Place de la Bourse está el imponente edificio de la bolsa. En Navidad, su fachada cambia de color y los alrededores se llenan de casetas y puestos de lo más variados. Los hay de artesanía, dulces, productos típicos y bebidas calientes.

Estás en Bélgica, así que no te resistas más y pide un chocolate acompañado por croustillons, que son unas bolas fritas similares a los buñuelos.

Y mientras te lo tomas, intenta reconocer el talento de un joven Rodin en los relieves del edificio.

Las antiguas casas gremiales, las galerías de arte, los pubs y las chocolaterías de autor dan al barrio del Grand Sablon un encanto especial que se acentúa en Navidad.

En la plaza del mismo nombre está la iglesia de Notre Dame du Sablon y, siguiendo la pintoresca Rue Rollebeek, llegarás a la iglesia de la Chapelle, donde está enterrado Bruegel el Viejo (1525-1569). Al visitar Bruselas es inevitable oír hablar de este famoso pintor y recordar el Museo del Juego de La Almunia, ya que su obra «Juegos de Niños» está presente en la exposición.

Bruselas nació y creció en torno al río Senne, que discurría bajo el actual Boulevard Anspach. Sin embargo, se veía como una fuente de enfermedades y fue cubierto en la segunda mitad del siglo XIX, convirtiéndose en una de las principales avenidas de la ciudad.

En Navidad, el tramo final suele estar invadido por casetas con productos de todo tipo, igual que el paseo entre la Place Ste-Catherine y el Marché aux Poissons, donde también había una gran noria. Solo por las vistas merece la pena subir, así que te lo recomiendo.

En la Rue des Bouchers (Calle de los Carniceros) el brillo de los letreros luminosos de sus restaurantes parece competir con la decoración navideña.

Es esta zona tan concurrida puedes ver a la Jeanneke Pis, que es la versión femenina del famoso Manneken Pis (niño meón). Sólo tienes que recorrer la Rue des Bouchers hasta el callejón de la Fidélité.

El Ayuntamiento de Bruselas es un precioso edifico de estilo gótico del siglo XV. Su torre está coronada por una veleta con el arcángel San Miguel, patrón de la ciudad, y sus 90 metros la hacen destacar sobre el resto de edificios.

Ya sea Azul, verde, dorada, roja o multicolor… Durante el espectáculo de luz y sonido atrae todas las miradas.

Las Galerías Saint-Hubert se construyeron en 1847 siendo el primer centro comercial cubierto de Europa. Tienen una longitud de 200 metros y prácticamente comunican la Grand Place con el Teatro Real de la Monnaie.

Fueron bautizadas como «el paraguas de Bruselas» y su elegancia no deja indiferente a nadie independientemente de la época del año.

Subir al Mont des Arts (Monte de las Artes) es algo que debes hacer si visitas Bruselas, porque es uno de los mejores miradores de la ciudad.

Desde lo alto de la escalinata, la torre del ayuntamiento iluminada se recorta en la oscuridad de la noche.

Esta estructura con forma de bola era, junto con la pista de patinaje cubierta, la mayor atracción de la Place de Brouckère.

Formada por varios aros dorados, su luz atraía a peques y mayores, que se acercaban curiosos para atravesarla.

Igual que aquí, los escaparates de las tiendas se visten de Navidad, los árboles de cualquier placita se adornan con guirnaldas luminosas y muchos edificios parecen brillar con luz propia.

Un ejemplo es la fachada del Drug Opera, un bar restaurante situado en la esquina de la Rue Grétry con el Boulevard Anspach, que luce así de bonita con sus lazos rojos en las ventanas.

Cuando la Grand Place comienza a latir al son de la música, sus sorprendentes cambios de color atrapan las miradas de locales y visitantes.

El espectáculo dura unos diez minutos y termina con un aplauso de la multitud, que retoma su camino con una sonrisa en la cara. Y aunque esta Navidad se ha suspendido, seguro que pronto podremos disfrutarlo de nuevo.

Esta Navidad, la decoración de Bruselas se ha inspirado en el origami, que es el arte de hacer figuras de papel. Puedes ver lo bonita que ha quedado en la web de sus Placeres de Invierno o Plaisirs d’Hiver.

Y si quieres visitar una ciudad más cerca de casa y sin aglomeraciones, no te pierdas esta Ruta por Calatayud en Navidad.

Web Oficial de Turismo de Bruselas.

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad