Subir

Salto del Batán (Calcena)

El Salto del Batán, en la provincia de Zaragoza, es uno de los secretos naturales mejor guardados de la comarca del Aranda. Está muy cerca del municipio de Calcena, pero no es fácil encontrarlo por casualidad, ya que puedes pasar de largo por la carretera si no sabes adónde vas.

Allí, el río Isuela, que nace en la provincia de Soria, forma varios saltos de agua que se ven desde un antiguo puente de piedra en un paraje de singular belleza.

Cómo Llegar

La cascada se encuentra entre las localidades de Trasobares y Calcena, en la llamada cara oculta del Moncayo. Para llegar desde Zaragoza hay que seguir la E-90/A-2 dirección Madrid y tomar la salida 261 hacia la A-2302.

Unos 7km después de pasar Trasobares, justo antes de una curva cerrada hacia la derecha, verás una pequeña explanada de tierra. Allí mismo hay espacio para aparcar 5 ó 6 coches y un poste de madera que indica el comienzo del camino.

Desde la señal sólo tienes que caminar unos 5-10 minutos por un sendero de tierra y habrás llegado a tu destino.

Poco después de esta excursión veraniega, se colocó un panel informativo que acompaña al antiguo poste, consiguiendo que el comienzo de la ruta se vea fácilmente desde la carretera.

El Recorrido

El camino conduce directamente al puente que cruza el río Isuela en el paraje de los Pozos Altos. Es de estilo románico pero no se sabe con seguridad cuándo se construyó. De hecho, se cree que su única finalidad era poder acceder hasta el molino harinero que había en la otra orilla, por lo que sería más «moderno» de lo que parece.

Te recomiendo que te acerques a las cascadas y te sientes a disfrutar de la tranquilidad del lugar y del sonido del agua, que forma una poza al caer entre las paredes rocosas que encajonan el río.

Los restos del molino están muy cerca. Lo único que tienes que hacer para encontrarlos es seguir el camino desde el puente aunque, en algunos tramos, casi desaparece bajo la maleza. Los muros están cubiertos de hiedra y las plantas silvestres rodean las grandes piedras de moler, pero también son parte del encanto del lugar.

Las cascadas se pueden ver todo el año, aunque obviamente son menos espectaculares en verano porque el río Isuela lleva menos caudal.

Para que veas cómo gana protagonismo el agua, aquí te dejo nuevas imágenes del puente y el Salto del Batán en invierno.

Verás que el entorno sigue estando igual de bonito y, con un poco de suerte, hasta podrás disfrutar del vuelo de varios buitres hacia las paredes rocosas cercanas.

Para conocer un poco mejor la zona puedes dar un paseo por Trasobares, donde hubo un importante monasterio femenino cisterciense, y acercarte a Calcena. Este pueblo de origen morisco está en un emplazamiento natural privilegiado y su gran patrimonio cultural recuerda un pasado mucho más próspero.

Nosotr@s terminamos el día en el Castillo de Mesones de Isuela, una visita que también nos gustó mucho.

TIP AHORRO: En Calcena hay un Centro de Interpretación de la Naturaleza incluido en un Bono Turístico del Aranda que cuesta 10€/adulto (sin fecha de caducidad). Nosotros lo compramos al visitar el Castillo de Mesones y permite la entrada a otros centros y monumentos de la comarca.

En teoría abre sábados, domingos y festivos, pero lo encontramos cerrado.

Ojo con l@s peques porque el puente no tiene ningún tipo de parapeto.

– Recomiendo vigilar a l@s niñ@s en todo momento.

– El Salto del Batán no es zona de baño.

Actualizado el 25/1/2021
3

Hay muchas maneras de viajar, y si conocer la mía sirve para animarte a descubrir el mundo con tus hij@s, me daré por satisfecha. ¡Gracias por leer Postales para Mamá y por compartir en las redes sociales!

Enviar comentario

Postales para Mamá utiliza cookies propias y de terceros para que viajes mejor por este sitio web. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad